Connect@ADP

Tecnología líder con un enfoque humano

Cuando el trabajo cruza las fronteras: trampas y peligros

Publicado por: ADP Iberia on 9 febrero 2017 in Multinacional y Globalización, RRHH, Tendencias

Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

El lugar de trabajo se está dispersando más allá de fronteras físicas y zonas horarias. Si bien trabajar en múltiples países trae consigo grandes beneficios, también puede suponer un  desafío para las organizaciones. ¿Cómo actuar en estos casos?

Tener trabajadores alrededor del mundo brinda a la empresa una gran fortaleza frente a sus competidores. En primer lugar, una organización capaz de ofrecer una visión global es mucho más valiosa que aquellas con un enfoque exclusivamente local. En cualquier tipo de sector, proporcionar un conocimiento profundo de los procedimientos y prácticas en distintos países no tiene precio. Más importante todavía, en el entorno de negocios de hoy en día la flexibilidad debe ser tu mejor aliado, y tener capital humano en todo el mundo puede darte la agilidad necesaria para prosperar. Las horas de trabajo de las empresas pueden seguir al sol; esto significa poder utilizar en cada momento del día el talento que está activo en cada punto del planeta.

Además de los beneficios que representa para las empresas cruzar fronteras, los empleados también quieren tener experiencias profesionales en otros países. Nuestro último estudio, The Workforce View in Europe 2017, demuestra que los trabajadores europeos tienen un apetito voraz por el trabajo internacional: casi tres cuartas partes (74%) considerarían la posibilidad de ir a trabajar a  otro país. Esta cifra se eleva hasta un asombroso 87% cuando nos centramos en la franja de edad de 16-24 años.

¿Cómo conseguir entonces satisfacer los deseos de nuestros empleados a la par que logramos que nuestro capital humano repartido por todo el mundo funcione correctamente?
Aquí te proponemos tres consejos para garantizar el éxito de una fuerza de trabajo internacional:

  • Estar al corriente de la cultura de cada país

El obstáculo más obvio lo encontramos al tratar de expandir la cultura de la empresa. Este desafío debe tomarse muy en serio, ya que la cultura es en última instancia lo que atrae y retiene a los mejores talentos, que comparten sus valores y objetivos. Los distintos idiomas, valores, costumbres y prácticas pueden hacer de la internacionalización de tu negocio una red compleja.

Los deseos y las necesidades cambian drásticamente de un país a otro, incluso dentro del mismo continente. Por ejemplo, casi dos tercios de los trabajadores de Polonia (65%) están más motivados por el salario y la remuneración, mientras que por el contrario, sólo el 40% de los trabajadores españoles dicen que el dinero es el  factor más importante.

Del mismo modo, las normas de trabajo pueden diferir extremadamente de un país a otro. Los Países Bajos son el lugar más flexible para trabajar en Europa, con la mayor proporción de empleados que trabajan desde su casa (20%) y los que trabajan horas flexibles (33%). En el otro extremo, los trabajadores polacos tienen la menor flexibilidad de localización, con más de dos tercios (69%) trabajando en un lugar fijo. Asegúrate de que estás al corriente del estilo de trabajo de cada país y del deseo de reconocimiento de cada trabajador.

  • No lo fuerces, sólo facilítalo

A pesar del gran interés general en Europa por el trabajo internacional, más de una cuarta parte de los empleados (26%) no consideraría nunca ir a trabajar en el extranjero. Exigir una mentalidad internacional de ciertos trabajadores puede ser desalentador.

Tener un buen ambiente de trabajo en la oficina, en cambio, sigue siendo vital para mantener motivados a los empleados. Casi un tercio de los empleados consideran que las relaciones con los compañeros son la clave para estar motivados – el segundo mayor factor motivador para los empleados europeos. Asegúrate de que cada oficina, región y país mantenga un sentido cultural independiente, que le permita construir relaciones reales y duraderas. Facilita reuniones cara a cara para construir y reforzar los vínculos, algo mucho más difícil cuando se hace solo a través de teleconferencia.

  • La tecnología es tu mejor amigo

    Relacionado con los sistemas de teleconferencia, una buena comunicación transfronteriza es importante para prevenir algunos de los problemas que pueden surgir al tener trabajadores en distintas partes del mundo. Las empresas deben asegurarse de que la tecnología móvil es la adecuada para que los colegas puedan comunicarse entre ellos. Esto es vital cuando tu gente no puede resolver los problemas en los pasillos de la oficina.

Posiblemente como resultado directo de la necesidad de comunicarse mejor, los dispositivos móviles están en lo alto la lista de deseos de los empleados cuando se trata de mejorar la tecnología en el lugar de trabajo. Uno de cada tres cree que su empresa debe invertir en ordenadores portátiles (32%), mientras que uno de cada cinco (21%) quiere que su empleador invierta en teléfonos inteligentes y tabletas.

A pesar de estar entrando en la cuarta revolución industrial, los empleados siguen preocupados por la tecnología lenta (30%) y anticuada (23%), y la conexión a Internet (22%).

Trabajar en un entorno internacional puede ser enormemente gratificante, tanto para los empleados como para la propia empresa. Pero para poder cosechar los beneficios, es importante crear un ambiente que facilite el trabajo a los empleados ubicados en distintas partes del mundo. Es aconsejable escuchar activamente las necesidades de los empleados para asegurar que el capital humano se desarrolla sin dificultades en todo el mundo.

(Visited 51 times, 1 visits today)
Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

TAGS: aprendizaje automatización desarrollo fuerza de trabajo futuro Habilidades

Deja tu comentario

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in: