Connect@ADP

Tecnología líder con un enfoque humano

Cultura corporativa en lugares de trabajo remotos: 5 consejos para los directores de RR. HH.

Publicado por: ADP Iberia on 5 diciembre 2016 in Multinacional y Globalización, RRHH, Tendencias

Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Gracias a los últimos avances tecnológicos que permiten un entorno laboral más flexible, cada vez más empleados de grandes empresas trabajan desde casa o desde oficinas remotas. Un estudio de ADP indica que el 81 por ciento de los empleados relaciona emociones positivas con un futuro en el que pueda trabajar desde cualquier lugar del mundo. Además, un 41 por ciento espera un impacto personal gracias a esta tendencia y un 49 por ciento piensa que esta tendencia refleja la realidad del lugar de trabajo actual en contraposición a la del futuro.

En la época de los acuerdos laborales flexibles, el concepto de fomentar una cultura corporativa positiva en lugares de trabajo remotos es cada vez más importante. Los directores de RR. HH. que ya cuentan con políticas para el lugar de trabajo flexibles o van a hacerlo deben centrarse en la cultura corporativa como herramienta para fomentar la productividad del lugar de trabajo remoto y la búsqueda de talento.

De acuerdo con el analista de RR. HH. Bersin, «la imagen de marca laboral» es un componente vital para la búsqueda de talento. Si la cultura corporativa se comunica de forma adecuada a los posibles nuevos empleados, puede «hacer que la posición de mercado de la empresa avance» y ayudar a «atraer a candidatos de calidad». Además, no se puede subestimar el papel de la cultura corporativa como herramienta para la retención de empleados y la generación de compromiso.

Estos son cinco puntos importantes con los que los directores de RR. HH. pueden fomentar una cultura corporativa positiva entre los equipos que trabajan de forma remota:

  1. Define claramente tu cultura

Si los directores y el personal de RR. HH. no son capaces de definir los valores de su cultura corporativa, tampoco lo serán sus equipos. Independientemente de si has dado los pasos necesarios para definir y documentar los valores de tu compañía, esta tiene una cultura. Tal y como advierte CIO: «Si la cultura puede evolucionar de forma natural, sin unas pautas ni un marco de los directivos y sin las aportaciones de los trabajadores de lo que les resulta importante, puedes toparte con una cultura que no te guste». La definición de creencias y valores otorga a los ejecutivos y directores la capacidad de controlar la cultura activamente, en vez de dejar que se desarrolle libremente.

En la época de internet hay pocos secretos y una organización con una mala cultura corporativa (o mal definida) se arriesga a tener una reputación negativa online que perjudique sus esfuerzos de reclutamiento de talento. En un mercado de contratación competitivo, las empresas con una cultura positiva bien definida pueden contar con una ventaja que les distinga a la hora de contratar.

Los responsables de contratación también pueden utilizar un código cultural como herramienta para valorar la posible afinidad de un candidato.

  1. Contrata con cabeza

Según la publicación Harvard Business Review (HBR), «la afinidad cultural es la probabilidad de que alguien vaya a reflejar o a ser capaz de adaptarse a los valores, las actitudes y los comportamientos principales que componen tu empresa». Seleccionar a empleados afines culturalmente no solo es fundamental para la retención, también puede ser un gran indicador del rendimiento laboral. Al contratar a los empleados directamente en las ubicaciones remotas en las que hay más posibilidades de flexibilidad, la evaluación cultural es especialmente crítica. Los empleados que compartan los valores y el código cultural de la empresa serán probablemente más productivos y se comunicarán de una forma más eficaz cuando trabajen desde casa.

La publicación HBR asegura que al buscar valores culturales, por ejemplo, la colaboración, estos no siempre se reflejan en el historial de un candidato. Por el contrario, los responsables de contratación deben preguntar a los candidatos sobre su cultura corporativa ideal y ver si esos valores están en consonancia con los de la empresa.

  1. Incentiva a los miembros del equipo

Los incentivos pueden ser una poderosa herramienta para comenzar el cambio de una empresa. Ofrecer reconocimiento, incentivos económicos u otros factores motivadores a los empleados que apoyen vuestros valores puede reforzar el valor del apego a la cultura.

El portal buscador de empleo Recruiter sugiere la atribución de «premios a los empleados que encuentren las mejores herramientas y aplicaciones de productividad y las presenten a sus equipos». Pedirle a los empleados que busquen tecnologías para que las aprovechen y después añadir un toque de competitividad puede ser una gran herramienta para valorar objetivamente su rendimiento con respecto a las expectativas culturales.

  1. Facilita las conexiones en persona

Las celebraciones de reuniones en persona o retiros del personal cada cierto tiempo, por ejemplo, de forma anual, ofrece a los directores de RR. HH. y a los responsables de equipo la oportunidad de mejorar las relaciones entre los miembros de equipos remotos. Remote.co afirma que estas reuniones y retiros de personal pueden «mejorar el ánimo y el trabajo en equipo» sin comprometer la flexibilidad del día a día de la que suelen disfrutar los trabajadores en remoto. Al fomentar que se estrechen relaciones que tienen un arraigo más profundo, la dirección puede sembrar confianza entre el equipo.

  1. Utiliza la tecnología adecuada

Equipos remotos de todos los tamaños pueden beneficiarse de las tecnologías diseñadas para apoyar varios aspectos de una cultura positiva. Los directores de RR. HH. deben colaborar con la tecnología de la información para desarrollar una cartera de herramientas que apoyen el nivel más alto de productividad, colaboración y comunicación. Cuando se suma a los procesos adecuados, la tecnología pueden conseguir que los empleados remotos sientan que tienen una conexión real con su empleador.

Algunos ejemplos de tecnología que pueden fortalecer la cultura de los equipos remotos son:

  • Un software de chat para las comunicaciones con el equipo sobre los proyectos.
  • Un software de gestión de proyectos para la gestión de tareas y de plazos de entrega.
  • Herramientas de teleconferencias para realizar webinars, reuniones por videollamada y formaciones.
  • Herramientas de colaboración de archivos para controlar las versiones y compartir archivos.

La tecnología nunca debe definir la cultura de un equipo, sin embargo, las herramientas adecuadas pueden ser una ayuda certera en el cometido de un director de RR. HH. de facilitar la colaboración positiva entre los trabajadores remotos.

Al trabajar de forma simultánea para crear una cultura corporativa positiva en los lugares de trabajo remotos, puedes asegurar la retención positiva a la vez que mejoras tus habilidades de reclutamiento de los empleados adecuados.

Si quiere más información sobre la gestión remota, descárgate este informe: Evolution of Work: The Changing Nature of the Global Workplace (La evolución del trabajo: la naturaleza cambiante del lugar de trabajo global).

(Visited 296 times, 1 visits today)
Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

TAGS: CHRO cultura corporativa gestión del capital humano

Deja tu comentario

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

Configurar preferencias de cookies