Connect@ADP

Tecnología líder con un enfoque humano

Gestión del estrés laboral: cómo controlarlo y actuar

Publicado por: ADP Iberia on 2 septiembre 2016 in Multinacional y Globalización, RRHH, Tendencias

Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

La gestión del estrés laboral es una gran preocupación no solo para los responsables de RR. HH., sino también para toda la empresa. El estrés tiene un efecto directo en los costes y en el ánimo de la empresa e interfiere negativamente en las actividades de esta. El que los directores sufran estrés tiene unos importantes efectos secundarios, por ejemplo, la disminución de la productividad de la empresa y el aumento del absentismo.

Según el American Institute of Stress (Instituto Estadounidense del Estrés) (1), hay una correlación directa entre el estrés y el absentismo. Se calcula que 1 millón de trabajadores estadounidenses faltan a su puesto de trabajo cada día por causas relacionadas con el estrés. Sus directores predican con el ejemplo, por lo que si están estresados y faltan asiduamente al trabajo, su comportamiento puede extenderse al resto de la empresa.

Definición del estrés directivo

El estrés es algo complicado y depende de la sutil interacción de las personas, grupos y de la dinámica del lugar de trabajo. Frente a un director que podría considerar el estrés como algo debilitante, otro podría verlo como un reto revitalizante. Los Centros de prevención y control de enfermedades (2) definen el estrés laboral como «las respuestas físicas y emocionales perjudiciales que suceden cuando los requisitos laborales no coinciden con las aptitudes, recursos o necesidades del trabajador». De esta forma, el estrés puede considerase como una incapacidad percibida para controlar el flujo de trabajo. La intensidad del estrés de un director depende de varios factores, por ejemplo, la magnitud de sus responsabilidades o el grado de control o autonomía que tenga para tomar decisiones.

El coste del estrés laboral

Según la página HR Director (3), el estrés y los problemas de salud provocados por el estrés son la principal causa de absentismo laboral. En EE.UU., el absentismo supone un coste anual para las empresas de alrededor de 3600 $ en el caso de los empleados por hora y de 2650 $ en el de los empleados asalariados, según un informe del Workforce Institute (Instituto de Personal) (4).

¿A dónde van a parar los costes directos e indirectos del absentismo?

Los costes directos incluyen los salarios que se pagan a los empleados ausentes, los costes adicionales necesarios para sustituirlos (ya sea a través de horas extra con otros empleados de la empresa o con la contratación temporal de nuevos empleados) y los costes administrativos relacionados con la gestión del absentismo.

Los costes indirectos incluyen menos productividad, peor calidad de la producción o los servicios debido a la falta de personal, la pérdida de tiempo de gestión al tener que buscar empleados sustitutos, la necesidad de implementar medidas disciplinarias y el empeoramiento del estado de ánimo del resto de empleados que se ven obligados a trabajar más con menos recursos.

Hacer todo lo que esté en sus manos para controlar el absentismo, especialmente entre los directores que son un ejemplo para el resto de la compañía, resulta crucial para el control de costes, la productividad y el ambiente.

Soluciones ante el estrés de los directivos

Puede que le resulte imposible erradicar el estrés de su lugar de trabajo, pero seguro que cuenta con indicadores para saber cuál es el nivel de estrés de su empresa. Una de las formas de controlar el estrés de sus empleados es a través del absentismo, aunque también puede prestar atención a los problemas de retención de empleados de su empresa, a las entrevistas que realiza cuando se van, a la encuesta anual de satisfacción del personal, al número de quejas de los empleados que recibe y a las bajadas inusuales de la productividad. Incluso puede darse una vuelta por la oficina y observar a sus empleados en busca de señales particulares de estrés, como por ejemplo, la expresión de la cara, un lenguaje no apropiado o tensión. Asimismo, las herramientas de big data (5) pueden proporcionarle un control en tiempo real de diversos problemas que pueden ser indicativos de problemas más graves relacionados con el estrés, como por ejemplo posible fraude o falta de eficacia operativa.

Centrarse en sus directores es una buena forma de mitigar el estrés de carácter organizativo. Según el Chartered Institute of Personnel and Development (Instituto Oficial de Personal y Desarrollo) (6), «los directores cumplen un papel crucial en la gestión del estrés laboral». Esto implica que para que los empleadores reduzcan y gestionen el estrés laboral eficazmente, tienen que asegurarse de que sus directores aplican las habilidades y comportamientos con los que dirigen a su equipo de forma que minimicen el estrés laboral lo máximo posible». De la misma forma que los directores pueden actuar como incubadoras de estrés, también pueden dar ejemplo de cómo gestionarlo correctamente.

Perspectiva de varios niveles

No existe una solución universal para todas las empresas, pero los responsables de RR. HH. deben contar con un compendio de opciones y acciones para la gestión del estrés laboral que incluya formación para los directores, flexibilidad horaria, programas de bienestar, programas de asistencia a los empleados, una mejor comunicación sobre las expectativas laborales y los recursos disponibles, iniciativas para conseguir un equilibrio entre la vida laboral y la privada y análisis de big data. Un primer paso importante para los directores de RR. HH. consiste en tratar el tema del estrés en todos los niveles corporativos y las posibles estrategias para valorarlo y gestionarlo.

La cantidad de recursos disponibles para la gestión del estrés, tanto a nivel personal como corporativo, es enorme. Los centros de prevención y control de enfermedades, especialmente el National Institute for Occupational Safety and Health (Instituto Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo) (7), son ideales para empezar a buscar recursos para identificar, valorar y reducir el estrés laboral. La American Psychological Association (Asociación Estadounidense de Psicología) (8) es también un gran recurso.

El estrés laboral puede salirle muy caro a su empresa. Los responsables de RR. HH. deben desarrollar la capacidad de controlar, valorar e intervenir correctamente en las situaciones en las que el estrés se convierta en un problema para directores y empleados.

FUENTES:

 

Consulte la publicación en el blog original aquí

(Visited 133 times, 1 visits today)
Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

TAGS: ambiente laboral empleados estrés Gestión del estrés laboral

Deja tu comentario

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

Configurar preferencias de cookies