Connect@ADP

Tecnología líder con un enfoque humano

Modernizar el proceso de integración para acelerar el compromiso de los nuevos empleados

Publicado por: ADP Iberia on 7 septiembre 2016 in Multinacional y Globalización, RRHH, Tendencias

Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Hay que modernizar el proceso de integración. En demasiadas empresas, la documentación en papel sigue prevaleciendo, en otras no están organizados los procedimientos de seguimiento de evaluación de los empleados o se retrasan los procesos de integración tras la incorporación al puesto. Un enfoque más moderno podría ayudar a paliar estos problemas y a convertir a los nuevos empleados en colaboradores más preparados y capacitados en la mayor brevedad posible.

Ha llegado el momento de modernizar el proceso de integración.

Valorar el tiempo invertido

Un punto de partida excelente para comenzar a mejorar el proceso de integración es tener en cuenta cuánto tiempo se necesita para formar a los nuevos empleados. Una gran parte de esta adaptación consiste en además de conocer las responsabilidades del puesto, saber cómo será un día normal en él. Esto es una parte esencial de lo que supone el proceso de integración y RR. HH. no tiene por qué ser el único que facilite este tipo de información.

Según un estudio (1) de ADP, los directores invierten aproximadamente 7 días en el proceso de integración de un nuevo empleado y RR. HH. 4, ambos trabajando codo con codo con el nuevo empleado para rellenar todo el papeleo y la aceptación de las políticas, e involucrarle en la cultura de equipo, las expectativas y los factores de éxito.

«Los directores son los que más tiempo invierten en el proceso de integración de un nuevo empleado», dice Alex Outwater, director senior de marketing de producto de ADP. «Cuando comienzas en un nuevo trabajo… tienes que aprender un montón de cosas nuevas y el director es el encargado de facilitar ese aprendizaje».

Outwater también aclara que las empresas no deberían pensar en el proceso de integración como algo meramente administrativo. «Más bien debería considerarse un proceso de adaptación a la empresa», continúa Outwater. «Y el director tiene un papel muy importante aquí. RR. HH. es el facilitador y el encargado de garantizar que todo el trabajo administrativo importante se haga, pero el director es el que más esfuerzos invierte en este proceso».

El estudio de ADP concluye que reducir el tiempo del proceso de integración y conseguir que el nuevo empleado sea productivo inmediatamente son dos de los tres atributos «ideales para la dirección» de un programa de integración. Por último, resulta crucial aunar todas las aportaciones del director para crear un sistema de integración perfecto.

Digital frente a analógico

Según Outwater, es importante preguntar: «¿Qué características tiene el proceso de integración? ¿Qué hay que hacer para garantizar que el nuevo empleado empiece con fuerza?»

A veces, el proceso de integración es presencial frente a otras en las que es digital.

«Depende del tipo de trabajador y del sector», afirma Outwater. «Así que no hay una respuesta universal. Pero a medida que la tecnología posibilita una mayor interconexión entre la vida personal y profesional, muchas empresas están descubriendo que un proceso de integración digital puede ser la opción más fluida y completa para el empleado, el director y RR. HH.».

Deshacerse del papeleo

Rellenar papeleo es algo necesario, pero no implica que tenga que ser complicado. Puede automatizar este punto del proceso de integración y proporcionar toda la documentación en un portal de autoservicio.

«No limite el contenido del portal a papeleo fiscal y sobre beneficios», aconseja un informe de Aberdeen (2). «Ponga a disposición de los nuevos empleados vídeos de aprendizaje, material sobre la formación que recibirán y encuestas para que cuenten su experiencia hasta el momento». Estos recursos le dan sentido al proceso de integración y ayudan a los nuevos talentos a participar y estar preparados para contribuir lo antes posible.

El proceso de integración es una oportunidad idónea para impulsar el compromiso de los empleados desde antes de que comiencen a trabajar. Gracias a un sistema digital creado a partir de los esfuerzos combinados de dirección y RR. HH., los nuevos empleados estarán listos para triunfar en sus nuevos puestos y comprender que son una parte importante del equipo desde el primer momento».

Si desea más información al respecto, consulte el plan de acción sobre el proceso de integración The Human Touch Drives Onboarding Success (El papel del factor humano en el proceso de integración) (3) que trata sobre las conclusiones de distintos estudios y la perspectiva de los empleados, directores y profesionales de RR. HH., y propone tres pasos fundamentales para conseguir un programa de integración eficaz.

FUENTES:

Consulte la publicación en el blog original aquí

(Visited 71 times, 1 visits today)
Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

TAGS: ADP integración modernización Nuevos empleados trabajo

Deja tu comentario

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

Configurar preferencias de cookies